I´ve just cut your head off. Sorry!

Dibujo

Pues bien señores míos, este título describe bastante bien en qué consiste la educación británica. En Reino Unido las palabras sorry, excuse me, could, would, please, thank you y demás expresiones para enfatizar la politeness son como un mantra que es escuchado a lo largo y ancho de todo el país en todas las clases sociales. En un principio se puede pensar que están muy bien educados, y es cierto, pero su visión de los modales es bastante distinta de la española. Una palabra que ejemplifica bastante bien esta diferencia es  “lovely!” esto viene a ser “¡muy bien!”, “¡encantador!”. Y lo puedes utilizar en casi todas las situaciones de la vida diaria. La dependienta te da el cambio: lovely!; le enseñas tu abono transporte a un revisor: lovely!; cocinas una croquetas que están a punto de cremación y las prueban: lovely!.  Mi traducción alternativa de lovely: me importa una mierda lo que hagas, digas, etc., pero soy demasiado educado para demostrarlo.

Los modal verbs son una trampa, una maldita trampa, sobre todo si son tus jefes quienes los emplean. Por ejemplo:  Would you mind to cook some lasagna for tomorrow? Con esta construcción gramatical hasta parece que te puedes negar pero no, es una forma híper educada de decir: vas a perder toda la tarde cocinando para que yo mañana sólo tenga que meter la comida en el microondas. Otras veces se escudan en sus goods manners para hacer lo que se conoce como el bestia, una guarrada o demás. Si alguien te empuja en la calle de tal forma que por poco te atropella un camión y te dice sorry, no importa que hayas estado a punto de morir, te ha dicho sorry. Tampoco creáis que todo se reduce a palabras, los ingleses tienen un ritual que quien se atreva a mancillarlo merece la pena capital al puro estilo medieval. Este ritual es hacer cola. En serio, se puede liar muy pero que muy parda si te cuelas en una fila, no sólo es que la gente que hace cola se queje, es que hasta los propios dependientes se niegan a atenderte y te piden (muy educadamente, por supuesto) que hagas la cola como todo el mundo.

Los extranjeros (gente no británica) además de ir suponiendo qué es lo que verdaderamente significa lo que les dicen, están obligados a mantener el mismo nivel de politeness. En caso de no hacerlo se encargan de acentuar aún más su cortesía llegando a un nivel en que no tienes claro si estás en el siglo XXI o en los tiempos de Shakeaspeare. De hecho, incluso para los propios angloparlantes no ingleses todas estas fórmulas también les inducen a equívocos, una prueba de ellos es este artículo donde podemos observar una tabla que nos muestra lo que realmente quieren decir algunas de esas frases.

Con todo esto se llega a la conclusión de que al final los buenos modales en Reino Unido son un protocolo. No es que de verdad sean agradables o educados, muchas veces es una forma de poder ser condescendiente y aparentar ser un gentleman.

Anuncios